Efectos del vino sobre la salud

El consumo moderado de vino dentro de una dieta equilibrada y variada tiene efectos positivos sobre nuestra salud física y mental.

Son múltiples los estudios que demuestran que ese consumo tanto de vino blanco como tinto y rosado benefician aspectos relativos a nuestra salud mental al aumentar la sensación de placer y bienestar sobre nuestro cerebro al liberar endorfinas, efectos que se consigue también con el ejercicio físico.

Además mejora la capacidad cognitiva evitando a largo plazo el riesgo de sufrir enfermedades mentales como la demencia.

A nivel físico, los beneficios de un consumo moderado de vino (alrededor de 40 gr. al día) se aprecian en la reducción del sobrepeso y la obesidad al evitar la acumulación de grasas en el organismo.

Otro factor positivo es actuación sobre algunos cánceres como el de pulmón y próstata en hombres o el cáncer de mama en la mujer, al reducir el riesgo de aparición de estas enfermedades.

Finalmente, previene problemas cardiovasculares, favorece el aumento de colesterol bueno y se aprecian efectos positivos sobre el sistema digestivo. De hecho, el consumo de una copa de vino en las comidas ayuda a facilitar la digestión de los alimentos.

vino y salud

Estos son algunos de los efectos positivos sobre la salud del consumo de manera moderada vino, sin embargo, los estudios cada día van constatando nuevos beneficios. Para ampliar esta información os recomendamos consultar la web de la Fundación para la Investigación del Vino y la Nutrición donde aportan datos de relevancia sobre este aspecto fundamental del vino.

Fuentes de consulta:  www.fivin.com y www.culturizando.com

4 Respuestas

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados